01 outubro 2015

¿Komosehace?

¿Vas a enviarnos una historia? ¡Excelente!

No te dejes llevar por ideas simples. ¡No se escribe contando palabras! Si vas por ese camino, tu creatividad va a estar ocupada con un asunto que nada tiene que ver con lo que se pretende.
¿Entonces?
Pues es así:
Necesitas una idea – búscala por todos los lados, tropezamos con ideas todos los días. Una frase que nos toca, un perro que espera en el semáforo para atravesar, una frase que no oímos bien y que trae consigo una historia, un sueño. Si no lo encuentras, unes entonces dos palabras muy diferentes, como mandaba hacer Rodari, un gigante de la escritura creativa – agua y lámpara; libro y empanada… ya comprendiste, ¿verdad?.
Normalmente escribimos entre 7 y 9 palabras por línea. Sabiendo esto, el texto podría tener alrededor de once líneas. ¿Eso interesa? ¿No?
Sólo necesitamos pensar que el texto no puede tener una página, ni media. El resultado final acabará siendo mucho más pequeño. Sin embargo, lo importante es escribir la primera versión sin preocupaciones. Sólo después comenzamos a cortar…
Duele un poco, es verdad, pero también es verdad que hay palabras que repetimos sin necesidad: hacernos frases enormes con inmensos “y” o “y después”; llenamos nuestros textos de “sus” y “suyas”, de “ellos” y “ellas”, cuando ya se sabe de quien se habla; ¡hay muchas palabras que se pueden eliminar! Es un ejercicio de depuración del lenguaje. El resultado final es sorprendente. Conseguimos aproximarnos más a la esencia del texto, de aquello que es verdaderamente importante contar, aproximándonos más a la prosa poética o humorística, aproximándonos más al ritmo del texto. ¡Y queda tan equilibrado!
Después es simple. Envíanos el texto (nos dirigimos a todas las edades,¡ de los 7 a los 107!. Habrá un desafío por semana, propuesto los jueves, ¡si te gusta que te desafíen! Si prefieres hacer lo que te apetezca, adelante.
¿El mail? Es éste: 77palavras@gmail.com




 Tradução: Jésus del Rey

Sem comentários:

Enviar um comentário